La Roda, un pueblo que vota a piñón fijo

  • Nueve de cada diez votos que los rodenses depositan en las urnas son invariables ideológicamente hablando
26 mayo 2015

El Partido Popular ha ganado las elecciones de La Roda de forma clara aunque mucho menos aplastante de lo que muchos, incluso ellos, esperaban. De hecho, la formación de Vicente Aroca ha obtenido sus peores resultados desde 1991, cuando consiguió algo menos de 3.500 votos (45,20%). Aquel año, solo 12 votos decidieron el color del gobierno local, que acabó en manos del PP en lo que fue un empate técnico con el PSOE.

Desde entonces, los resultados de los populares han sido aplastantes ya que nunca ha bajado del 50% en el escrutinio. En cambio, los socialistas nunca han estado cerca de poder ganar unos comicios. Solamente en 2007 hubo cierta cercanía, cuando el PP se proclamó vencedor por algo más de 300 votos de diferencia.

La hegemonía del PP

Las últimas elecciones que ganó el PSOE, en 1987, no le sirvieron para gobernar puesto que el PP (que todavía era Alianza Popular) pactó con el CDS, que, con algo más de 800 votos, logró dos concejales determinantes. La suma de los votos de izquierda y derecha fue favorable para la derecha, que obtuvo un porcentaje total del 49,71% frente al 48,09% del conjunto PSOE-IU. Y desde entonces siempre ha sido así.

evolucion_voto_la_roda

En el histórico de las últimas ocho elecciones municipales los partidos de izquierdas nunca han superado a los de derechas. Es más, desde 1995, con el PP ya como única formación de corte conservador, el voto de la derecha no ha bajado del 50% del total. Y en 1987 y 1991 rozaron este porcentaje (49,71% y 49,42%, respectivamente). En cambio, la izquierda alcanzó su techo en 1991, cuando la suma de sus votos llegó al 48,82%.

La filelidad de los votantes

Decía Constantino Berruga durante los últimos días de campaña que “el electorado del PSOE estaba motivado” y que “sus votantes van a ir todos a votar como siempre han hecho”. No le faltaba razón, pero debió añadir: “y nuestros votantes van a ir a votar, como siempre han hecho también”. Esto se explica de la siguiente manera: si se representa gráficamente la evolución del voto de los partidos de izquierda (PSOE e IU) contra los de la derecha (PP y el CDS de principios de los 90), la resultante es un gráfico prácticamente perfecto, que parece dividido por un espejo, y que es la consecuencia de la polarización de la sociedad.

eje_izq_der

Lejos de las creencias populares, no solo la derecha cuenta en La Roda con una base muy sólida, también la izquierda la tiene. El porcentaje medio de votos de los partidos conservadores, en este caso solo el PP, es del 53,74%, con una desviación típica del 5,21%. Es decir, que los populares se mueven aproximadamente entre el 49%, su suelo electoral, y el 59%, que es su techo, aunque puntualmente, en 1995, lo superó.

Respecto a los partidos de izquierda su media de voto es del 43,68%, con una desviación típica del 5,31%, prácticamente calcada a la del PP. O lo que es lo mismo: los partidos de izquierdas se mueven en un intervalo comprendido entre el 39% y el 49% del electorado rodense. Al igual que antes, esta regla solo falló en 1995, cuando se quedaron solamente en el 33,07%, fechas en las que el PSOE nacional, después de muchos años gobernando, desfallecía debido a la situación económica y, sobre todo, a los numerosos casos de corrupción que le salpicaban.

Y también existe un portentaje de indecisos que, según la época que viva el país en ese momento, se deciden hacia una ideología o hacia otra. Por ejemplo, 1995 fue la antesala a la victoria de Aznar en las generales y la época del descontento con la gestión socialista de Felipe González, de ahí la gran diferencia entre ambas líneas. En cambio, en 2003 y 2007, coincidiendo con las victorias de Zapatero y la radicalización del PP, las líneas vuelven a juntarse. En 2011, en plena crisis económica bajo gobierno socialista, de nuevo vuelven a diverger, para volver a converger, ya en 2015, debido a la ineficaz gestión conservadora de la misma, a la corrupción desmedida y a los recortes.

La estadística dice que casi un 90% de los votos de los rodenses están adjudicados ideológicamente, independientemente de la situación que viva La Roda o el país, y que acabarán en las urnas haga frío o calor, llueva o salga el sol. El sector conservador controla un mínimo del 49% de los votos, y el progresista o de izquierdas el 39%. Y luego está el resto, que vota no pensando en unos colores concretos sino en qué es lo mejor, y lo justo, en función de la situación que impere en el momento. Y esos son de cada diez, uno.

Comparte con tus amigos










Enviar