Cartagonova, última estación

  • La Roda cumple con su cometido al vencer 2-0 al Lucena y da un paso más hacia la salvación
  • Los rojillos completan un buen partido y se acuestan fuera del descenso
  • Espectacular gol de Abel Suárez desde el centro del campo
Etiquetas: · ·
10 mayo 2015
LA RODA CF
2
LUCENA CF
0
LA RODA CF
Salcedo, Iván Rubio, Ramón, Garrido, Pablo García, Abel Suárez, Fran Piera (Guti, 65′), Espínola (Sevilla, 70′), Goñi, Ferrán Tacón (Fran Adeva, 42′) y Dani López.
LUCENA CF
Javi López, Sergio Albiol, Villanueva, Domingo, Vega (Santacruz, 27′), Sarmiento, Adri, Poley (Toni Conejo, 58′), Torres, Lomas (Chechu, 78′) y José Manuel.
ÁRBITRO
González Hernández (Comité Castellano-Leonés). Amonestó por La Roda a Iván Rubio, Pablo García, Abel Suárez, Sevilla y al entrenador Mario Simón. Por el Lucena amonestó a Villanueva y Santacruz, y expulsó a Domingo.
INCIDENCIAS
Municipal de La Roda, penúltima jornada del grupo 4 de Segunda B.

La Roda CF sigue apurando sus opciones de permanecer una temporada más en 2ª B a costa de un Lucena CF que, tras esta derrota, certifica su descenso de categoría.

Hoy tocaba ganar como única opción posible para mantener latente ese hilillo de vida que permitiera llegar a tierras cartageneras con la ilusión intacta por la permanencia.

Dentro de una semana Cartagonova dictará sentencia y sabremos si finalmente el conjunto de Mario Simón ha conseguido el billete para la salvación o por el contrario ha sido conducido al lóbrego apeadero.

De momento, y a la espera de tan trascendental partido, sería conveniente resaltar el triunfo de un conjunto rodense que hoy ha mostrado una actitud propia de quien se está jugando la vida, dejando en evidencia al creador de la frase “quien más puso más perdió” ya que si alguien ha merecido la victoria ese ha sido el equipo rojillo que ha hecho todo lo posible por conseguir los tres puntos que se ponían en liza.

Ya desde el principio pudo verse a los de Mario Simón muy metidos en el partido, presionando muy arriba, con Dani López de avanzadilla y bien secundado por Adri y Espínola en el robo del balón.

Esa presión permitió a La Roda adelantarse en el marcador tras una jugada en la que Piera alcanzó la línea de fondo y sirvió un balón perfecto para que Dani López batiera a Javi López.

El conjunto rojillo se sentía muy cómodo con el rol de equipo dominante y no dejaba de generar ocasiones una y otra vez y de todas las maneras posibles. Abel Suárez, mucho más entonado que en otras ocasiones, estuvo a punto de anotar el 2-0 pero su lanzamiento de falta directa salió rozando la escuadra derecha de la portería lucentina; instantes después lo intentó Dani López con un voleón que se marchó alto y posteriormente Fran Piera, en jugada personal, disparó ligeramente desviado tras hacerse un hueco entre la tupida defensa cordobesa.

Después del asedio al portal visitante el conjunto rodense se tomó un pequeño respiro que aprovechó el Lucena para acercarse por primera y última vez a la portería de Salcedo en esta primera mitad en una acción de Poley, que intentó sorprender al de Valdeganga con un disparo colocado y ajustado al palo izquierdo y que llevó la inquietud a la grada.

Más ocasiones rojillas

Esa acción del centrocampista andaluz espoleó de nuevo a La Roda, que pudo poner tierra de por medio antes del descanso, con un par de ocasiones clarísimas de Adrien Goñi. La primera de ellas tras una asistencia de Fran Piera en la que Javi López le ganó la partida en el mano a mano; y la segunda, y más clara todavía, en un pase, esta vez de Abel Suárez, en la que de nuevo Javi López volvió a salir victorioso.

SEGUNDA PARTE

Como si no se hubiera producido descanso alguno, el comienzo de esta segunda mitad arrancó como un calco de la primera, con el enésimo mano a mano entre el portero visitante y, en esta ocasión Fran Piera, quien tras recibir un pase de Dani López, tampoco logró ganar la partida a un inspiradísimo Javi López.

A partir de este momento y siendo honestos habría que reconocer que el partido decayó notablemente de nivel aunque en ningún momento perdió la intensidad propia de un choque determinante y decisivo que seguía manteniendo la tensión a pesar de lo embarullado y poco vistoso de su juego.

Ninguna ocasión digna de mención en casi media hora de juego, por llamarlo de alguna forma, ocupados ambos contendientes, los unos en destruir, los otros en tratar de evitarlo; hasta que llegó el momento mágico de la tarde, aproximadamente a falta de diez minutos para el final del partido y como una especie de panacea para el aburrimiento. Una de las mejores maneras de volver a casa con la sonrisa de oreja a oreja, el gol, pero no un gol cualquiera. Uno de esos goles, en los que tirando de tópico, bien valen el precio de una entrada-por cara que esta sea-; uno de esos goles solamente al alcance de algunos privilegiados dotados de la calidad, frialdad y técnica necesarias; uno de esos goles que hacen que estés hablando de él semanas y semanas; uno de esos goles, en definitiva, que si lo marca cualquier futbolista de relumbrón sale en las teles de medio mundo.

Estamos hablando del golazo de Abel Suárez, que tras observar a Javi López ligeramente adelantado decidió probar fortuna con un disparo mezcla de perfecta altura, potencia adecuada y fina precisión para acabar con el balón dentro de las mallas y firmar sin ningún género de dudas el que probablemente sea considerado como uno de los mejores goles de la temporada.

El broche de oro puesto por el jugador canario de La Roda Cf, dejó en mera anécdota la totalidad de los minutos restantes, que se fueron consumiendo con la mirada y la mente puestas en el decisivo último partido de liga, un duelo a muerte entre dos equipos necesitados y en el que el conjunto rojillo tiene una cita con la historia para tratar de escribirla, con el permiso del Cartagena, a su pleno y libre antojo.

Comparte con tus amigos










Enviar