El Alba hizo bien los deberes; La Roda tiene que estudiar mucho más

  • Reflexión sobre la derrota de La Roda CF ante la Balona y la victoria del Alba ante el Barça B
04 mayo 2015

A estas alturas de competición todo suele ser trascendente. Son muy pocos los equipos que en el mes de Mayo se han quedado sin objetivos. El que no está peleando por alcanzar la gloria, se debate por escapar de las llamas del infierno. En estas estamos nosotros.

Lo que ocurre en este caso, es que uno de los nuestros lo está haciendo bien y el otro mal. No vamos a echar la culpa al resultado de ayer. Esto viene de antes. Perder en La Línea entraba dentro de lo normal allá por el mes de Septiembre; mucho más ahora, que la Balona está peleando por meterse en la lucha por el ascenso. No es esa la cuestión, no.

El tema, que diría el otro, es que hemos llegado hasta aquí después de una temporada convulsa que se planificó para disputarla en la Tercera División y luego hemos tenido que hacer un montón de cambios para adaptar el potencial del equipo a una categoría superior. Mucho trasiego de futbolistas, demasiada vulgaridad en líneas generales y cuando nos hemos querido dar cuenta teníamos la soga rodeando el gaznate. Tiempo habrá para analizar lo sucedido. De momento, vamos a quedarnos con una realidad empírica: todavía tenemos arreglo.

La semana pasada les decía que lo más seguro era que nos la tuviéramos que jugar en Cartagonova. Para eso es absolutamente imprescindible la victoria frente al Lucena. Y que luego, en Cartagena, ellos no se jugaran nada o, afinando mucho, que nos valiera el empate a los dos. Para llegar ahí hacen falta una serie de retruques muy complicados pero posibles. Vamos a suponer que El Palo pierde en Granada; que el Arroyo pierde en Cáceres, sí ya sé que es muy posible que no; que el Betis le gane al Córdoba y el Jaén al Cartagena. Nos pondríamos con 42 puntos –obsérvese que doy por hecho que le ganamos al Lucena-, y pondríamos por debajo a cartageneros y arroyanos, además del propio Lucena, y dejaríamos fuera de nuestro alcance a los de El Palo y al filial cordobesista. En la última jornada el Arroyo recibe al Cádiz, que estará pensando sin duda alguna en su eliminatoria por el ascenso… Y los goal-average. Vaya lío.

Se me ocurre que, por si acaso, los más píos se pongan a rezar a nuestra Virgen de los Remedios. Los otros también tienen virgen, pero no es lo mismo, ¿a qué no?

Victoria del Alba

Antes decíamos que uno lo estaba haciendo mal y el otro bien. El Albacete Balompié hizo lo que debía y en el momento preciso. En esta jornada ha sido el único de los ocho últimos que ha conseguido los tres puntos. La mayoría de los que se fajan por no descender había perdido, solamente el Tenerife consiguió un empate. La ocasión, por tanto, era pintiparada y el rival, a pesar de sus tremendos agobios clasificatorios, un enemigo difícil, por la tremenda calidad de sus futbolistas. No era tarea fácil, no. Los aprendices de estrellas venían al Belmonte a jugárselo todo y no se me antojaba a mí el enemigo más adecuado para dar el paso casi definitivo.

Ocurrió que los de Jordi Viñals, que son muy buenos de medio campo hacia arriba, volvieron a poner de manifiesto una debilidad defensiva que elevó a su máxima expresión Patric en el minuto 81, cuando puso una cesión en los pies de Chumbi, mano a mano con el portero. La manopla de Suárez evitó el acierto del murciano, pero no pudo con la sutileza de Rubén Cruz, que seguía la jugada y se aprovechó del rechace. En ese momento estalló el Belmonte por sus cuatro costados, porque todos los que estábamos allí comprendimos que el gol del utrerano significaba algo muy grande por importante, por decisivo; no tanto para ganar el partido, cuanto para certificar la subsistencia de la entidad, por muy exagerado que les parezca.

Es verdad que todavía no hemos cruzado la meta, como dijo Luis César, pero ayer por la tarde ganamos mucho. Ahora queda otro empujoncito, tres o cuatro puntos más y el Alba estará el año que viene, de nuevo, en la Segunda categoría de la que dicen es la mejor competición del planeta. Además participando de un nuevo reparto de los derechos de televisión, que puede ser la solución definitiva de nuestras penurias financieras.

Ayer ganaron los chavales y con ellos todos los demás; todos los que sentimos, sufrimos y gozamos con este equipo. Todavía quedan cosas por hacer pero, qué quieren que les diga… Si me lo llegan a decir allá por el mes de Diciembre, ¿se acuerdan?

Comparte con tus amigos










Enviar