Uno mejor que ninguno

  • La Roda suma un punto insuficiente pero necesario para seguir soñando con la salvación
  • Los onubenses, poco ambiciosos, se llevaron lo que vinieron a buscar
  • Goñi desperdició una pena máxima con empate a cero en el marcador
13 abril 2015
LA RODA CF
1
SAN ROQUE DE LEPE
1
LA RODA CF
Salcedo, Pablo García, Marcos Mauro, Garrido, Héctor, Abel Suárez (Ramón, 89′), Fran Piera, Guti (Fran Adeva, 69′), Espínola, Adrien Goñi y Dani López.
SAN ROQUE DE LEPE
Isaac, Llano, Super, Juanma, Ávila, Samu, Fidalgo, Son (Gómez, 69′), Zambrano (Luis Ruiz, 74′), Mustafá (Fran, 84) y Aguilar.
ÁRBITRO
Alemán Pérez, Alexandre (Comité Canario). Expulsó, por doble amarilla, al local Abel Suárez (90') y al visitante Aguilar (83'). Amonestó a Dani López por La Roda, y Isaac, Zambrano y Fidalgo por los visitantes.
INCIDENCIAS
Municipal de La Roda, 33ª jornada del Grupo IV de Segunda División B.

Si La Roda hoy hubiera conseguido hacerse con la victoria ante el San Roque de Lepe seguramente estaríamos diciendo que el conjunto de Mario Simón habría dado un paso de gigante para conseguir la permanencia y ciertamente estaríamos diciendo una verdad como un castillo de grande pero lo cierto y verdad es que los rojillos, a pesar de los últimos buenos resultados, deambulan este año por la competición como la María de la canción de Ricky Martin, esto es, un pasito p’alante y un pasito p’atrás con lo que no termina nunca de moverse del sitio ni a la de tres. Y ahí estamos, jugándonos la vida en cada partido como funambulista en el alambre y sin nada de protección.

La zona de descenso y promoción cada vez está más comprimida y los equipos realizan muy pocas concesiones a sus rivales como bien hemos podido comprobar hoy en el Municipal rodense con la visita del conjunto lepero. Orden, una buena disposición táctica, escasa asunción de riesgos y pocas contemplaciones a la hora de cortar el juego del oponente terminan convirtiéndose en premisas fundamentales para la consecución de los objetivos, ya sea en forma de aseadito empate insustancial(mal menor), ya sea en forma de victoria inmerecida, de esas que te dejan la cara de tonto y las ganas de no volver a ver un partido de fútbol hasta que las ranas se peinen con la raya en medio.

Del partido en cuestión tampoco es que haya mucho que contar. Muy poco fútbol y menos ocasiones, y también faltas, muchas faltas sobre todo por parte de un San Roque agazapado y muy cerrado atrás, esperando el fallo rival para sacar cualquier provecho.

Precisamente un fallo en el despeje de Pablo García propició la mejor ocasión visitante de la primera mitad pero el disparo de Aguilar se marchó rozando el poste derecho de la portería de Salcedo.
El dominio del juego correspondía al conjunto local, un dominio estéril y sin profundidad que para nada inquietaba a su rival aunque curiosamente era éste el que generaba algún peligro, casi siempre en las botas de su mejor hombre, Aguilar.

Penalti fallado

A falta de cinco minutos para el descanso La Roda pudo adelantarse en el marcador en su única y más clara ocasión de este primer tiempo al señalarse como penalti un derribo de Isaac sobre Dani López que Adrien Goñi desaprovechó al mandar el balón por encima del travesaño y con el que prácticamente se dio por finiquitada una primera parte plana y bastante aburrida.

SEGUNDA PARTE

El encuentro se reinició con buenas noticias para los jugadores rojillos que vieron como se adelantaban en el marcador gracias a un espectacular cabezazo de Marcos Mauro tras una falta botada por Espínola y ante el que nada pudo hacer el cancerbero visitante.

La Roda buscó sin suerte incrementar su ventaja para dar carpetazo al partido pero se encontró con la inesperada sorpresa del afortunado gol de Samu que descolocó a Salcedo tras tocar el balón en un defensa.
A partir de aquí ya no se jugó nada porque el San Roque así lo quiso. Faltas, interrupciones, hombres tirados por el césped perdiendo tiempo… lo que viene siendo el “otro fútbol” y que en ocasiones sirve para no perder partidos e incluso algunas veces hasta para ganarlos.

Aun así cuando el partido estaba tocando a su fín el conjunto rojillo encontró un resquicio para intentar cambiar el resultado del mismo pero la cruceta(dita sea) evitó que el cabezazo de Dani López dejara sin significado la letra de la canción de Ricky Martin.

Comparte con tus amigos










Enviar