Impotencia en el Belmonte; desparrame en la Condomina

  • Reflexión sobre la victoria de La Roda CF ante el UCAM y el empate del Alba ante el Sabadell
09 marzo 2015

Pues no. No hay enemigo pequeño. Aunque vaya el último. Llevamos toda la temporada y parte de la anterior insistiendo en que la igualdad es una característica de la competición en todas, o casi todas, sus categorías y que en esto del fútbol va el más tonto y te hace un reloj que funciona. Salvo los todopoderosos y ya menos, el resto de los contendientes, se llevan el canto de un duro.

Pasa en Primera División y, lo estamos viendo, en el resto de categorías. El sábado llegó a Albacete el farolillo rojo de la categoría, por cierto, el mismo que nos metió seis por el mismo calzón cuando les rendimos visita, allá por el mes de Octubre. Pues si alguien pensó que, con la buena racha, teníamos el partido ganado antes de jugar se equivocó, evidentemente. El Sabadell, es cierto, vino al Belmonte más preocupado por no perder que dispuesto a conseguir todo el botín en juego. El Alba fue muy superior en el dominio del balón y en la creación de oportunidades; otra cosa fue finalizarlas, ahí no estuvimos muy atinados.

Si el fútbol fuera boxeo, a estas horas el Alba tendría dos puntos más; la cuestión es que en el fútbol puedes estar todo el rato zarandeando al rival, pero si no le arreas fuerte en el mentón, pongamos por caso, al final te tienes que conformar con repartir los honores y los puntos. En cualquier caso y por quedarnos con lo positivo, hemos de convenir que si lo que vimos el sábado en el estadio se prorroga en el tiempo, llegarán los frutos sin duda. La próxima jornada, sin ir más lejos, con el Girona, sí ese mismo que va de los primeros y que perdió estrepitosamente con la Ponferradina, sí, ese mismo al que ganamos nosotros cómodamente hace ocho días.

La Roda toma la Condomina

Llegó otro farolillo rojo a la vieja Condomina, allí esperaba uno de los rivales más temibles y mejor dotados de este grupo IV de la Segunda B. Los chavales de la Universidad Católica ya nos habían ganado en el Municipal dejando buenas sensaciones. Serán, sin duda, uno de los equipos que juegue la liguilla de ascenso.

Decíamos la semana pasada que, aunque detrás de nosotros no veíamos a nadie, teníamos a los de delante en la punta de los dedos. Decíamos también que en esto del futbol hay que estar muy atentos a las cuestiones de la disciplina, entre otras cosas porque los encargados de juzgarla se la cogen la mayoría de las veces con papel de fumar. Y ayer ocurrió lo se casi siempre, pero al revés. Menuda diferencia. Cuando el que va con uno más eres tú, la tarea es menos ardua, son ellos los que tienen que correr más.

Si el primer penalti lo desaprovechó Pablo García, en el segundo Adrien Goñi puso el acierto para las primeras tablas. Ya, antes, habían marcado ellos. Luego Fran Adeva y de nuevo empate, por culpa de Javi Gómez, viejo rockero. Garrido y el otro Fran, Piera, disiparon las dudas. Victoria con mayúsculas, como el nombre del rival. Que a nadie se le ocurra vaticinar nada, que nada hay decidido ni mucho menos. Nadie había ganado en La Condomina. Hasta ayer.

Comparte con tus amigos










Enviar