El diputado imputado o la lentitud de la justicia

  • Estoy siendo investigado por la justicia, vamos, que soy un imputado más de los que ahora transitamos por el bello arte de la política
Etiquetas: ·
17 febrero 2015

Estoy siendo investigado por la justicia, vamos, que soy un imputado más de los que ahora transitamos por el bello arte de la política. Nada, una tontería: en mi labor como concejal de urbanismo en un ayuntamiento de provincias recalifiqué unos terrenos, unos cuantos cientos de hectáreas de nada que tenía un amigo mío, para que pudiera construir adosados a mansalva. El pobrecito tenía esas parcelas sin producir, y a cambio de una pequeña comisión eché una firma. La de dinero que se puede conseguir con una rúbrica.

No os podéis imaginar cómo se pusieron los ecologistas. Pues no decían que allí habitaba una especie protegida. Un asqueroso lagarto que reside por los alrededores del pueblo. Si cuando éramos pequeños nos entreteníamos en apuntarles con el tirachinas, a ver quién se cargaba más. Menos mal que el alcalde, que por cierto era un as del tirachinas y se los cargaba a pares, se puso de mi parte. Cuando le di el sobre que mi amigo me entregó para él exclamó: “¡Si eso es y siempre ha sido un erial!”

Qué me costaba a mí echar un “gurrapato” en un papelito de nada si a cambio mi amigo se llevaba un dinerillo. Y de paso me podía comprar ese chalecito en primera línea de la playa que tanto le gustaba a mi esposa. Y un viaje de placer a las islas Caimán, donde abrí una pequeñita cuenta, de esas opacas, para ingresar el dinero, porque hay que ver la de dinero que te entra cuando te pones a firmar papelitos. Ah, y la operación de aumento de pecho de mi hija mayor, que la pobre ha salido a la madre.

Pues ahora dicen que recalifiqué los terrenos desoyendo todos los informes desfavorables. ¿Pero quiénes son unos técnicos chupatintas para decirle a una persona elegida por el pueblo soberano lo que está bien o lo que está mal? Es de locos, ¿quién les ha votado a ellos?, nadie. A mí sí que lo hicieron, y por eso puedo hacer lo que me venga en gana. Si hubiera cometido algún delito, si no hubiera hecho lo correcto, mis paisanos no me hubieran vuelto a votar dos legislaturas más.

Ya están ahí los periodistas, en busca de carnaza. Tengo que recordar la consigna que me mandó esta mañana el partido. Es algo natural, a primera hora nos remiten una minuta con todo lo que tenemos que pensar sobre los temas de actualidad. Es de lo más cómodo no tener que razonar por uno mismo.

“Pues sí, es una vergüenza lo que está ocurriendo en este país. Somos completamente inocentes de los hechos que se nos imputan a mí y a varios compañeros de partido. Estoy deseando que me llamen a declarar para explicar completamente el tema. Estoy a disposición de la justicia, el problema es su lentitud. Una justicia lenta no es justicia. Cinco años de instrucción son demasiados”.

Pues no se pone un periodista a decirme que mi partido, que es el que ahora gobierna, es el que tiene la obligación de dotar con más medios a la justicia para darle un empuje. El empujón se lo daba yo a él, por listo. Y me sigue increpando el plumilla diciéndome que es lo mismo que si me quejo de que no tengo cervezas frescas en la nevera, cuando el responsable de llenarla soy yo. Ahí sí que se ha columpiado, la encargada de que yo tenga las birras a la temperatura adecuada es mi mujer. Cuando se lo he soltado se ha quedado ojiplático, le he dejado sin argumentos, y eso que esto se me ha ocurrido a mí solito, sin consigna alguna del partido.

Estos periodistas se piensan que nos chupamos el dedo. Si mi partido se pone ahora a dotar de medios a la justicia nos quedamos en cuadro. Por cierto, voy a llamar a mi abogado, a ver si presenta un par de recursos y paralizamos el tema unos añitos más, que en nada son las elecciones. Esta vez aspiro a algo más, a diputado. Todo un diputado imputado. Me gusta la rima.

Por cierto, tengo que convencer a mi mujer para que se ponga también tetas, a mi hija le han quedado estupendas. Que tiran más dos tetas que dos carretas. Mira, otra rima. Voy para poeta.

Comparte con tus amigos










Enviar