La Roda vuelve a perder en casa con una actuación arbitral muy protestada

19 octubre 2008

El Socuéllamos vence por la mí­nima (0-1) gracias a un penalti más que dudoso. El árbitro anuló un gol a los rojillos en la segunda parte y, en esa jugada, el lí­nea expulsó a Careaga por una supuesta protesta. Los rojillos estuvieron a punto de empatar al final

CRÓNICA LA RODA.- Cabreados e indignados. Con una clara sensación de impotencia. Así­ se marcharon los espectadores que acudieron este domingo al Municipal para presenciar el encuentro entre La Roda y el Socuéllamos. Los rojillos buscaban su tercera victoria consecutiva, tras ganar en Tomelloso y Campo de Criptana. Pero no pudo ser. Gracias, entre otras cosas, a la protestada actuación arbitral.

En general los árbitros son malos, son muy malos. Partamos de esa premisa. Y quedémonos en ella. Porque creer que el trí­o arbitral vení­a condicionado por la protesta de La Roda C.F. a la Federación tras la brutal e impune agresión a Villacampa quizá sea pensar mal. Creer que el arbitro asistente se la tení­a jurada a Careaga para expulsarlo “a la mí­nima que hiciera” quizá sea ser un mal pensado… O no.

El Socuéllamos ganó un mal partido con la ayuda arbitral y recurriendo a la ley del mí­nimo esfuerzo. Se encontró un penalti en la recta final de la primera parte. Y luego La Roda, con uno menos, no supo empatar.

Primera parte aburrida

Los primeros veinte minutos de encuentro fueron soporí­feros, insulsos, sosos y propios de un partido de patio de colegio. Un remate acrobático de un jugador visitante despertó y sobresaltó a los aficionados, pero sólo se quedó en un susto: el cuero se fue por encima del portero. La réplica llegó de la mano de Careaga, que también remató alto.

A la media hora, el Socuéllamos lo volví­a a intentar desde más de 30 metros y unos minutos después, Javi Bolo (que fue de lo mejor) se revolví­a en el área y su disparo si iba fuera por poco.

Y así­ llegó la jugada que, a la postre, significó el único tanto del partido. Ante la sorpresa de todos, en la recta final del primer tiempo, el árbitro señalaba penalti lo que no era más que un juego peligroso del delantero ciudarrealeño. Pese a que Félix estuvo a punto de pararlo, al final entró. El Socuéllamos se poní­a por delante.

Con más corazón que cabeza

Durante todo el segundo perí­odo, La Roda buscó de forma insistente el empate. Pero sin apenas crear ninguna ocasión. Lo hací­a con más corazón que cabeza y de forma atropellada. Pero la insistencia tuvo su premio y en el minuto 25, aproximadamente, Javi Bolo igualaba la contienda. El árbitro asistente anulaba el tanto por fuera de juego y, puesto a ser el protagonista, expulsaba a Careaga por una supuesta protesta, que no existió.
Con uno menos, La Roda acabó desquiciada. Aún así­, Capi estuvo a punto de empatar al final. Hubiera sido lo más justo. Porque el Socuéllamos estuvo completamente desaparecido. Ah, y también acabó jugando con diez. El árbitro expulsó a un visitante con el tiempo cumplido. Lo hizo para compensar. Como hacen los malos árbitros.

Tras esta derrota, La Roda sale de los puestos de liguilla, pero se queda a un punto, tras haber sumado 13 en los 8 partidos que ha disputado.

ALINEACIÓN DE LA RODA C.F.- Félix; Patuso, Capi, Moreno, José Blas; Juanfran, Israel, Javi Bolo, Perico; Careaga y José Enrique.

Comparte con tus amigos










Enviar