¿Qué pasa en Radio La Roda?

17 octubre 2008

El malestar de algunos trabajadores con la dirección de la emisora pública no deja de aumentar. A la falta de rigor informativo y de pluralismo, se suma el descontento por la escasa consideración a los PROFESIONALES que tratan de realizar su trabajo siguiendo las normas básicas del Periodismo y no aquellas que vienen impuestas “desde arriba”.

La periodista Carmen Martí­nez, que en los últimos años ha trabajado en Radio La Roda, ha enviado a este periódico una carta en la que cuenta su experiencia en la emisora municipal y en la que denuncia las circunstancias que rodearon a la última convocatoria de oposición libre para ser contratado en Radio La Roda.

CARTA DE LA PERIODISTA CARMEN MARTÍNEZ SEVILLA

…De cómo la formación y el esfuerzo no sirven de nada en La Roda, concretamente en la radio

Desgraciadamente, y aunque me he resistido a la idea, vivimos en un mundo en el que no se tiene en cuenta para nada la formación, el esfuerzo, el tesón, el haber demostrado cosas buenas o el hecho de tener una carrera universitaria; un mundo en el que nada se valora, únicamente vale pelotear, con eso sí­ que llegas lejos. Ya lo sabí­a, pero como he dicho antes, me resistí­a a aceptarlo. Ahora sí­ me ha quedado claro que lo único que vale en esta sociedad es seguir la corriente, sobre todo ante ciertas personas. No llevarles la contraria ni discrepar con algunas de sus tesis (en ocasiones, auténticas barbaridades). Simplemente hay que asentir, y si puede ser con una sonrisa, para conseguir lo que quieras. Ah, eso sí­, si un dí­a intentan pisarte el cuello por la razón que sea, tú sonrí­e y tómate un café con ellos como si no hubiera pasado nada, que es lo que quieren.

Mi experiencia en Radio La Roda me ha demostrado que sólo valgo para trabajar como becaria, cobrando una cantidad aproximada de 500 euros; mi experiencia durante estos últimos años me ha enseñado también que cuando salga una plaza con una mayor retribución, ya contratarán a otra persona.

¿Para qué vamos a contratar a una chica que lleva trabajando aquí­ desde el año 2001 y que desde 2006 hasta mayo de 2008 ha desempeñado su labor de manera ininterrumpida, cuando podemos contratar a otra que nunca ha trabajado aquí­? ¿Para qué vamos a contratar a una Licenciada en Periodismo? “Si esa carrera no sirve de nada, ¿de verdad no te arrepientes de haber estudiado?”, dirí­an algunos (me he topado con esta frase varias veces a lo largo de mi vida). Pues no, no me arrepiento de haber estudiado, es más, lo volverí­a a hacer, me siento muy a gusto y muy orgullosa a pesar de haber sido denostada en múltiples ocasiones por ello. Alucinante, ¿verdad?

El caso es que me presenté a las pruebas para la bolsa de trabajo de la radio municipal, no con muchas garantí­as porque, por cuestiones médicas, no habí­a estudiado nada, ésa es la verdad. Sin embargo, todo salió bien, aunque mi sorpresa llegó cuando se me otorgó una nota muy baja en la práctica (casi me dio la risa, claro), algo que estoy cansada de hacer y que sé que lo hice para obtener, al menos, un 9. Y lo sé porque llevo trabajando en ello desde hace años y porque ha aprendido durante cinco años de carrera, siendo corregida por mis profesores y porque éstos mismos me han calificado con notas muy altas en las asignaturas de radio. En fin, que es algo que cae por su propio peso.

Una reclamación después, compruebo sin ningún asombro por mi parte, que el Tribunal deniega todas mis peticiones (era de esperar), de hecho, hay algunas que ni siquiera entiende y deja perlas como éstas: “no se valoran méritos tales como la experiencia, titulaciones superiores o formación complementaria”, debido a que el sistema de selección era oposición libre (algo también cuanto menos, sospechoso). El hecho de que la selección se lleve a cabo a través de una oposición libre no excluye que los miembros del Tribunal valoren y tengan en cuenta en su fuero interno la experiencia y profesionalidad de las personas a las que puntuarán, ¿no creen?

En fin, en lugar de esa pobre contestación que me dieron, lo más sincero que podrí­an haber dicho habrí­a sido lo siguiente: “No te queremos aquí­ y no nos importa para nada que hayas estado siempre trabajando en la emisora, ni que tengas una carrera, ni que seas de La Roda, ni que conozcas de sobra la realidad social, económica, cultural, deportiva,… de nuestro pueblo”.

Y otra cosa: no entiendo por qué razón esta convocatoria se ha llevado a cabo a través de oposición libre, a diferencia de la primera convocatoria que tuvo lugar en Radio La Roda, que fue por concurso-oposición. ¿Qué les hubiera parecido a los trabajadores que entonces llevaban muchí­simos años trabajando en la emisora local que la convocatoria no hubiese contemplado todo esa labor? Sinceramente, creo que les habrí­a indignado.

Para terminar, querrí­a dejar claro que esta carta no va en contra de la corporación municipal (al completo), ya que ninguno de ellos formaba parte del Tribunal. Pero sí­ me gustarí­a que reflexionasen sobre la responsabilidad última y directa que ellos tienen en estas cuestiones.

Lo bueno de todo esto es que trabajar en Radio La Roda no es, en absoluto, mi única opción (de hecho, es que ya no quiero), lo que para otros sí­ lo es.

Carmen Martí­nez Sevilla

Comparte con tus amigos










Enviar