Comunidades cristianas de toda España muestran su apoyo a la asignatura de “Educación para la Ciudadaní­a”

17 agosto 2007

CRÓNICA LA RODA.- Numerosos grupos cristianos de toda España han mostrado ya su apoyo a la nueva asignatura obligatoria de “Educación para la Ciudadaní­a”, a la que se opone la jerarquí­a eclesiástica. Consideran necesaria una materia que eduque en valores democráticos y éticos. Por ello, y para reclamar un aperturismo en la Iglesia Católica, están preparando una Asamblea de Redes Cristianas que tienen previsto celebrar en Madrid los próximos 10 y 11 de noviembre. A ella acudirán grupos cristianos llegados de distintos puntos del Estado. Desde Albacete, las comunidades cristianas populares se sumarán a este encuentro.

Estos colectivos le exigen a la Iglesia mayor responsabilidad en sus actos y palabras. Además, solicitan que rompa sus alianzas con lo que denominan “ultraderecha polí­tica”. “La Iglesia Católica se tiene que adaptar al siglo XXI. Basta ya del miedo a la ciencia, a la democracia, a la mujer, a la tolerancia, al pluralismo, a la disidencia… Esta no es la Iglesia que queremos”, asegura Juan Masiá, autor del blog Religión Digital.

A continuación publicamos el último artí­culo de Masiá, llamado “Don Antonio se pasa, Don Ricardo no llega”

“Es hora de que laicas y laicos creyentes de las comunidades eclesiales reaccionen responsablemente para hablar sin miedo en nombre del Evangelio de Jesús y parar la situación anómala y dantesca de la iglesia en este paí­s. Al hablar sobre la educación para la ciudadaní­a, Don Antonio Cañizares se pasa, Don Ricardo Blázquez no llega y el P.Camino, comodí­n de pelea, riega fuera del tiesto reiterando despropósitos éticos y disparates teológicos a diario. Aunque Don Ricardo propone, Don Antonio impone y el P. Camino dispone. ¿Quien nos recompone? San Vicente Tarancón, ora pro nobis.

La incomprensible siuación actual, anómala y dantesca, de buena parte de la administración eclesiástica en el estado español exige una reacción profética (educada, pero valiente) por parte de laicas y laicos creyentes de la comunidad eclesial para decir : BASTA YA.
Basta ya de oponerse a algo tan necesario y constitucional como la educación para la ciudadaní­a.

Basta ya de empeñarse en lidiar todos los toros que no les corresponden.
Basta ya de pelear por intereses de poder, influjo u…otros inconfesables.
Basta ya de imposiciones ideológicas y de alianzas beligerantes del dogmatismo religioso con la crispación de la ultraderecha polí­tica.

Basta ya de apoyar a locutores radiofónicos especialistas en falso tesimonio.
Basta ya de nostalgias de nacional-catolicismo, de “Santiago y cierra España”, y de fomentar con falsa memoria histórica situaciones como la que condujo al enfrentamiento civil hace setenta años.

Basta ya de oponerse a procesos de paz.
Basta ya de condenar, en vez animar y proclamar esperanza.
Basta ya de miedo: miedo a la ciencia, a la democracia, a la mujer, al laicado adulto, al diálogo, a la tolerancia, al pluralismo, al disentir razonable…

Es obligación moral de los profesionales laicos y laicas creyentes hablar claro para decir a los dirigentes de la involución religioso-polí­tica que no den marcha atrás al reloj del Concilio Vaticano II”

Comparte con tus amigos










Enviar