‘Empatitis’ aguda

  • La Roda y Jumilla se reparten los puntos en un duelo que dibujó el resultado final en los primeros cinco minutos de partido
  • Los de Pato se aficionan peligrosamente al empate casero y siguen sumando de manera insuficiente
Etiquetas: · ·
20 Marzo 2017
LA RODA CF
1
JUMILLA
1
LA RODA CF
Pulpo Romero, Pablo García (Tato, 71'), Connor, Alcántara, Fragoso, Samu, Iván Sales (Camacho, 82'), Uxío Marcos, Megías, Andrés (Javi Bolo, 65') y Eloy Jiménez.
JUMILLA
Jero, Albiol, Verdú, Neftalí, Robles, Julio de Dios, Chirri (Romero, 57'), Manolo, Fran Moreno, Perona (Quaye, 80') y Pablo Morgado (Bello, 80').
ÁRBITRO
Miralles Selma (colegio valenciano). Amonestó a Andrés por La Roda, y a Neftalí y Robles por el Jumilla.
INCIDENCIAS
Jornada 30 del grupo 4 de Segunda B disputado en el Municipal de La Roda.

Se acabaron los bromas. Ocho jornadas en las que se va a decidir absolutamente todo y podría ocurrir que La Roda CF después de tanto nadar y nadar, después de tantas brazadas de lucha contra sus propias limitaciones, terminara ahogándose en la orilla para finiquitar una travesía ciertamente complicada y azarosa.

Tampoco tendría por qué ser así pero la realidad es que este enfermo no termina de mejorar y La Roda no es capaz de ganar un partido aunque se lo recete el Colegio Oficial de Médicos al completo. El conjunto rojillo sufre de un mal que solamente se cura ganando partidos aunque solo sea de vez en cuando, y lo cierto es que sumar cinco victorias (únicamente una en casa) después de treinta jornadas disputadas no es, ni mucho menos, como para estar satisfechos; y eso que éste no es precisamente un mal endémico de las tierras rodenses, ya que de los nueve últimos clasificados sólo uno (Córdoba B) ha conseguido salir victorioso de su enfrentamiento.

Hoy, rodenses y jumillanos ya habían terminado de hacer sus deberes a los cinco minutos de ponerse manos a la obra y es que ese fue el tiempo que invirtieron en firmar un empate que a la postre sería definitivo. Andrés y Morgado agotaron todo la artillería en un abrir y cerrar de ojos. El primero batió a Jero tras una gran asistencia de Megías y el segundo, incomprensiblemente solo dentro del área chica, estableció el empate, ya definitivo, cuando la grada del Municipal todavía seguía festejando el tempranero gol de su equipo.

Con la inercia de tan fulgurante comienzo el marcador pudo haberse movido un par de veces antes de llegar al cuarto de hora pero esta vez, ni el cabezazo de Megías bien interceptado por Jero ni un excelente libre directo ejecutado por Manolo que acabó en saque de esquina aumentaron la cuenta goleadora de ambos equipos.

SEGUNDA PARTE

Al contrario de lo ocurrido en el inicio de la primera mitad, el comienzo de los segundos cuarenta y cinco minutos resultaron terriblemente anodinos hasta el punto de no ocurrir nada de nada. Un trallazo de Eloy al borde del área en el que literalmente se empachó de balón para lanzarlo por encima del larguero sirvió para romper la monotonía allá por el minuto veinte.

Múltiple ocasión

Al filo de la media hora y cuando el partido parecía estar aletargado apareció el conjunto jumillano para poner a la afición rojilla con el corazón en un puño al disponer de hasta cuatro remates en la misma jugada y que Neftalí concluyó con un cabezazo al travesaño de la portería de un aliviado Pulpo.

Intentó sobreponerse el conjunto de Pato a tamaño susto y unos minutos más tarde Eloy, de nuevo, probó suerte con una jugada individual que terminó con un disparo a puerta que atajó Jero sin problemas.

Regresó entonces el encuentro a una fase de fútbol insulso e insustancial en la que ambos conjuntos comenzaron a plantearse la posibilidad de no arriesgar más de la cuenta y mantener, así, lo conseguido.

Pero en fútbol ocurre algunas veces que se consigue en los últimos segundos lo que no se ha logrado en noventa minutos de juego y eso fue lo que pudo ocurrirle a ambos conjuntos cuando el partido expiraba. Uxío la tuvo para los locales con un remate de cabeza al que respondió de manera soberbia el cancerbero visitante y Verdú, al borde del pitido final, de un violento chutazo hizo lucirse a un espectacular Pulpo para evitar lo que hubiera sido una derrota insalvable.

Al final, reparto de puntos y de desilusiones para unos contendientes que necesitan mejorar notablemente si quieren conseguir los objetivos que se proponen.

Comparte con tus amigos










Enviar