El Gobierno se hará cargo de la AP-36

  • La autopista Ocaña-La Roda será nacionalizada dentro del plan de rescate de vías de pago en quiebra que ha anunciado el ministro de Fomento
  • Se calcula que este plan podría costar más de 5.000 millones de euros a los españoles
Etiquetas: ·
13 Diciembre 2016

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, aseguró ayer que las autopistas de peaje en situación de quiebra serán asumidas por el Estado y que se tendrá que decidir entonces “qué tipo de gestión se les da”. Se calcula que la nacionalización de estás vías puede costar más de 5.000 millones de euros a los españoles.

Es el caso de la AP-36, la autopista Ocaña-La Roda, que hace justamente cuatro años fue declarada formalmente en situación de concurso de acreedores ante la imposibilidad de afrontar los pagos de su deuda financiera, que superaba entonces los 500 millones de euros.

La autopista, en servicio desde verano de 2006, supuso una inversión de más de 500 millones de euros, prácticamente la misma cifra que la deuda que tenía cuando fue declarada en concurso de acreedores. Desde 2008, cuando alcanzó su máximo tráfico de vehículos, el número de usuarios no ha dejado de caer hasta prácticamente estancarse a partir de 2012. Desde que comenzó la crisis, el tráfico diario medio registrado ha caído alrededor de un 40%.

trafico_ap-36

IU pide la gratuidad de la autopista

Izquierda Unida ha demandado a través de el coordinador provincial del partido en Cuenca, Jacobo Medianero, que si el Estado se hace cargo de las autopistas de peaje en situación de quiebra los usuarios dejen de pagar “de manera inmediata” por circular por la autopista de peaje AP-36.

“Ya soportamos suficientes repagos para que nos incluyan uno más”, ha afirmado Medianero, que ha añadido que “no es de recibo el coste astronómico que nos han legado, en diferido por supuesto, los gobiernos del PP de José María Aznar”.

El coordinador provincial de IU en Cuenca también ha considerado que la AP-36 “no tenía un sentido estratégico, no se construía para favorecer a la ciudadanía y, encima, era privativa en su uso, era única y exclusivamente, para calmar la sed de los especuladores.”

También ha recordado que Izquierda Unida se opuso al pago de los vecinos de los pueblos por donde transitaba la autovía y ha señalado que no solo hay razones económicas “más que de sobra” para decidir la gratuidad de esta infraestructura sino que podría solucionar en parte los problemas que padece la carretera nacional N-301 (Madrid-Cartagena), que discurre por un itinerario paralelo al de la autopista.

Comparte con tus amigos










Enviar