¡Sanseacabó…!

  • Pues sí, hasta aquí hemos llegado señores. Unos porque ya han terminado de facto. Los otros por están acabados. Muertos.
16 Mayo 2016

Pues sí, hasta aquí hemos llegado, señores. Unos porque ya han terminado de facto. Los otros porque están acabados. Muertos.

La Roda C.F. acudió a Valdebebas como invitado de piedra a la fiesta del Castilla, que nos pasó por la susodicha y además se encontró con que el Barakaldo, líder durante gran parte de la temporada, medio se ha desinflado al final y ha visto como los aprendices de galáctico les han arrebatado el honor de terminar primeros, no tanto por ese honor de quien llega antes que ninguno, sino por lo importantísimo que es disputar un playoff con dos balas en la recámara.

Bueno, la cuestión no esa. La cuestión es que nos metieron seis por el mismo calzón, aprovechándose fundamentalmente de nuestra inferioridad numérica, después de que Alberto Oca se marchara, expulsado, a la caseta en el minuto 61, cuando quedaba más de media hora por jugar. Ya entonces íbamos perdiendo, pero bueno, lo que vino después fue un abuso de superioridad, de cantidad y de calidad.

En fin, no afeemos el tema, que de lo que se trataba es de llegar a este partido con el salvoconducto debajo del brazo. Otro año en Segunda B. Seis seguidos. Como hubiera dicho José Antonio, el de Elías, que en paz descanse: “Si hay alguien que lo mejore…, que comparezca”.

El Alba, cada vez más cerca del descenso

Lo de los otros es peor. Lamentable. Llegar a Zorrilla a jugarte la vida y perderla a las primeras de cambio. Justo cuando Óscar Díaz metió el gol que les valió el partido. Porque a partir de ahí, el Alba no inquietó a su rival ni lo más mínimo. Ni cosquillas hace el Albacete al Valladolid, decían los comentaristas de la tele, mientras nos sumíamos en la depresión de reconocer que estaban diciendo la verdad. Si acaso al final, les asustamos un poco.

Tiempo habrá para analizar lo qué ha pasado. Las matemáticas todavía nos conceden una posibilidad, las sensaciones no. Hemos vuelto al infierno. Sanseacabó.

Comparte con tus amigos










Enviar