ENTREVISTA

En tu casa o en la mía: David Castro Fajardo

  • Aprovechando que David está pasando unos días en La Roda y a la vista de la apretada agenda de la que disfrutará la temporada que viene, hemos invadido la de David para que nos cuente un poco sus cercanos inicios como triatleta en su pueblo y cuáles son sus expectativas para el futuro
Fotos: J.A. Charco
Etiquetas: ·
10 noviembre 2015

Aprovechando que David está pasando unos días con nosotros en La Roda y a la vista de la apretada agenda de la que disfrutará la temporada que viene, y al más puro estilo Bertín Osborne en el programa “En tu casa o en la mía”, hemos invadido la de David para que nos cuente un poco sus cercanos inicios como triatleta en su pueblo y cuáles son sus expectativas para el futuro.

La entrevista la realizamos el pasado viernes. Llegamos a casa de David, un bonito adosado en el extrarradio de La Roda, se encuentran con él su madre y su perra Nora, la reina de la casa, que nos echa unos cariñosos ladridos a modo de bienvenida. David nos recibe con su eterna sonrisa, pasamos a su salón donde iniciamos esta pequeña conversación en la que, en algunos momentos, nos acompaña su orgullosa madre.

Tengo el privilegio de haber acompañado a David, como antiguo componente del EQ.T.R., en sus primeras competiciones. Y el honor de haber sido doblado en las carreras por él en multitud de ocasiones. Por este motivo y porque lo considero mi amigo, me atrevo a realizar esta mi primera entrevista.

– ¿Cuál es el primer recuerdo que tienes de una competición de triatlón y dónde fue?

– Fue aquí, en La Roda, fue un acuatlón en el año 2006 o 2007. Mi hermano pensaba que no lo iba a ganar y por eso se jugó conmigo una minimoto que mi padre decía que iba a ganar en la tómbola. Gané el acuatlón, yo tampoco me lo creía, pero la minimoto no llegó nunca.

– Y fuera del pueblo, ¿cuál fue tu primera competición?

– La primera fue el mismo año en Ibiza. Me puse muy nervioso, no sé si fue porque había ganado en La Roda, pero me metí mucha presión. Recuerdo que fue la primera vez que me puse nervioso y tuve que ir al baño porque tenía ganas de vomitar. Me puse blanco, blanco. Quedé tercero.

– ¿Quién ha sido la persona que ha influido más en ti para que ahora te dediques al triatlón?

– Yo creo que hubo una serie de personas. Éramos un grupo de amigos: Ignacio, los melgos (Jesús y Víctor), Ramón. Una de las personas que recuerdo de la primera época era David Amores que era el que organizaba todo aquello, para mí era un colega que ya conocía de la natación. Entonces éramos unos chavales y David Amores era el que “cortaba el bacalao”, el que organizaba los viajes, y como en Castilla-La Mancha no había competiciones era el que nos decía “pues vamos a Valencia, pues vamos a Madrid”.

david_castro_2

– ¿Tú primer deporte fue la natación?

– Sí, aunque en realidad fue el judo, pero fue en los cursillos de natación de verano que hice durante dos años cuando me hicieron unas pruebas para el club de natación. Me cogieron y antes del triatlón estuve como tres o cuatro años en la natación.

– Has mencionado a Ignacio, Ramón, Jesús y Víctor. ¿Qué han supuesto estas personas para ti en tu comenzó con el triatlón?, aparte de ser tus amigos.

– Sobre todo el compañerismo y el crear como un club familiar, como una familia, el sentir que perteneces a algo. Y no solo eran ellos, también nuestros padres se involucraban en nuestro entrenamiento. Por aquel entonces no había piscina en La Roda. Recuerdo las reuniones que teníamos con todos los padres para ver cómo nos organizábamos para ir a nadar a Albacete. Los cinco y nuestros padres éramos como una familia.

– Alguien que está a tu nivel habrá recibido ofertas de otros clubs, ¿por qué sigues compitiendo con el EQ.T.R., tu club de toda la vida?

– Es verdad que he recibido ofertas de otros clubes, pero las cantidades que me puedan pagar algunos clubes, que a veces pueden ser significativas, se compensa con lo que el EQ.T.R. me aporta sentimentalmente y como persona.

– Defíneme con una palabra a estas personas que creo que conoces muy bien, pero solo una palabra: Claudio, tu padre.

– La personalidad.

– Jose, tu madre.

– Carácter.

– Alejandro, tu hermano.

– Cabeza.

– ¿Les has contado a tus compañeros en la Blume que cuando empezaste con el triatlón ni siquiera había piscina cubierta en La Roda?

– Es gracioso, y ese fue uno de los motivos por los que creo que entré en la Blume tan joven, porque nadando dos o tres días a la semana tenía buenos tiempos en lo que se llamaba la “toma de tiempos”. Fui a hacer concentraciones a Madrid y allí me preguntaban que cuánto entrenaba, y cuando se lo explicaba a los entrenadores se medio asombraban de las buenas marcas que tenía a pesar de que no entrenaba lo suficiente, y cuando además les comentaba que venía de la natación tampoco se lo creían, pues parecía imposible nadando con el club de natación solo un día a la semana.

– En tu última etapa en La Roda, antes de ir a la Blume, el nadar en Albacete era toda una odisea.

– Es cierto, no teníamos calle como club y teníamos que nadar por libre. Arturo, nuestro entrenador, tenía que pelearse con el resto de nadadores que nadaban por en medio de la calle y que además decían que les molestábamos. Era un poco de lucha.

david_castro_3

– ¿Quiénes han sido y qué recuerdos tienes de tus primeros entrenadores?

– María Eugenia de Lamo nos entrenaba la carrera y hacía un poco como de hermana mayor. Recuerdo los primeros días de ir a entrenar con ella que nos hizo un test de carrera de mil metros e hice una buena marca, no se lo creyó, estábamos en el parque de la Cañada y pensaba que había atajado; me hizo repetirlo. Hice la misma marca y me dijo “va a ser que sí”. Luego, cuando María Eugenia lo tuvo que dejar, fue Javi, Javi “Mister”, que es como le llamábamos, el que nos entrenaba. Me acuerdo mucho de sus series de mil por el parque. Y Arturo, padre de Ignacio, en la piscina. Tengo grabadas sus “mágicas” tres series de doscientos en la piscina. Mientras nosotros calentábamos se hacía unos largos en la piscina y luego nos iba cogiendo el tiempo con el cronómetro. Y Sara Ramírez, la hermana de Jesús y de Víctor, que recuerdo un día que teníamos poco tiempo para nadar e hicimos una sesión rápida sin tiempo para descansar. Santi Paños que nos entrenaba la bici. Nos mandaba los entrenamientos después de comer por medio de mensajes privados a través del Tuenti, que siempre eran entrenamientos divertidos; y los fines de semana, cuando podíamos salir con él, nos poníamos a su rueda y hacíamos series yendo a Villalgordo y Casasimarro, fueron las primera series que hice en bicicleta.

– Ahora que disfrutas de los mejores entrenadores, ¿piensas que se realizó un buen trabajo contigo en La Roda?

– Sí. Aunque lo de menos es si se hacía mejor o peor, lo que más destaco es que entrenaba como un juego, iba a pasármelo bien. Éramos un grupo de cinco chavales, nos picábamos, íbamos a ver quién ganaba a quién, nos reíamos. Tanto es así que al que faltaba a entrenar por algún motivo, le contábamos lo que habíamos hecho para darle envidia y le daba mucha rabia no haber podido ir.

– Ahora la piscina de La Roda lleva tu nombre, además has sido pregonero de las fiestas de Barrax, de donde es natural tu madre, este domingo te rinde homenaje el Albacete Balompié… ¿notas algún tipo de presión por estos agasajos?

– No, a mí me hace mucha ilusión todas estas cosas, al final te hace ilusión que te reconozcan no solo en tu pueblo, sino también en otros sitios, todos los éxitos. Me da mucho gusto. En Barrax tengo muchos amigos, y que un equipo como el Albacete te reconozca tus éxitos me llena, aunque puede que este domingo tenga algo de vergüenza.

– ¿Cuándo te diste cuenta de que podrías llegar a ser alguien dentro del mundo del triatlón?

– Creo que fue en un campeonato de España de duatlón en Fuenlabrada, en el año 2008. En la primera carrera llegué el primero a la bici, aunque luego en la transición perdí posiciones. Estaba como flipando al ser mi primer campeonato y verme en cabeza…. Luego, ya en el Campeonato de España de triatlón de ese mismo año que conseguí ser tercero, me dije a mí mismo que algo gordo había sucedido.

– Es evidente que te cuidas, para estar a tu nivel es más que obligatorio, ¿cómo vences a las tentaciones en las que caen otros jóvenes de tu edad?

– Con catorce o quince años, cuando tienes el primer “garito” con los amigos, pues costaba un poco mantenerte y evitarlas. Mis amigos salían los viernes y los sábados, y yo me quedaba en casa los viernes viendo una película y salía con ellos el sábado. Bien es cierto que he renunciado a muchas fiestas con mis amigos porque tenía entrenamiento, pero bueno, no me arrepiento para nada.

– ¿Te sueltas la melena alguna vez?

– Sí, sí, sí. Es necesario, es necesario de vez en cuando pasarlo bien y lo seguiré haciendo.

– ¿Piensas que por dedicarte al deporte de élite te estás perdiendo otras cosas, más propias de tu edad?

– Me pierdo cosas, por ejemplo: estar tiempo con mis amigos, con mi familia y ciertas cosas que haría un chico de mi edad de vida universitaria, pero por otro lado el deporte me llena tanto que no pienso en lo que me pueda estar perdiendo.

– Quiero que me aclares un poquito el tema de las competiciones, ya que me lío siempre un poco. Tenemos el Campeonato del Mundo, la Copa del Mundo, las Series Mundiales…

– Están las Copas Continentales en las que el que gana consigue doscientos puntos, luego están las Copas del Mundo que el ganador obtiene quinientos puntos y además te dan puntos olímpicos. Y también están las Series Mundiales que pertenecen al circuito del Campeonato del Mundo que son diez pruebas en las que solo puntúas seis, y esas son las que en función de la clasificación deciden quién es el campeón del mundo. Luego están aparte el Campeonato de Europa que es una carrera de un día en la que se decide quién es el campeón de Europa y también un Campeonato del Mundo junior y otro sub23 que se decide en una sola carrera. Pero para poder participar en estas pruebas están los puntos ITU.

– Entonces existen varios tipos de puntos.

– Sí. Los puntos ITU para poder clasificarte a las pruebas; los puntos olímpicos para entrar en los Juegos Olímpicos, que se obtienen en las Copas del Mundo y en las Series Mundiales; y los puntos de las Series Mundiales que son los que deciden el campeón del mundo.

– Entonces, este año has conseguido los puntos y la clasificación necesaria para participar directamente en las Series Mundiales la temporada que viene, codeándote ya de primeras con los mejores del mundo.

– Al haber acabado en el ranking el 65 del mundo y 5º español (solo pueden competir seis españoles), ya me he asegurado la primera, pues me he ganado el derecho a participar en la primera Serie Mundial sin necesidad de, como el año pasado, tener que ir a competiciones menores como Cuba, que trastocan un poco la planificación y mi preparación.

– ¿Dónde será la primera Serie Mundial?

– En Abu Dabi, y según cómo se dé me podré clasificar para las siguientes.

– Esto quiere decir que cuanto mejor lo hagas menos te veremos por el pueblo

– Efectivamente.

– Llevas ya un tiempo compitiendo en pruebas internacionales, el año que viene en pruebas todavía más importantes, el otro día vi una entrevista tuya en inglés, ¿qué tal lo llevas?, el inglés, me refiero, porque necesitas mejorar.

– Yo, como digo, entender, entiendo; pero expresarme me expreso aún como Tarzán, y de hambre no me muero, sé hablar algunas cosas pero me falta mucho vocabulario, y de gramática ni te cuento. Pero sí que tengo que mejorar mucho.

– ¿Qué te ves haciendo con cuarenta años?, o dicho de otro modo: ¿a qué te gustaría dedicarte cuando la edad ya no te permita competir a alto nivel?

– Con algo relacionado con el deporte. Me gustaría transmitirle a los chavales todo lo que he aprendido este tiempo, y me queda por aprender, ya sea como entrenador o director técnico; lo de profesor no me termina de convencer, pero entrenador sí.

Nos despedimos deseando verle poco la temporada que viene por el pueblo, pues eso supondrá que se le está dando muy bien. La temporada que comenzará en marzo puede suponer un salto cualitativo todavía más grande en su carrera. Le seguiremos de cerca.

 

 

Comparte con tus amigos










Enviar