Querida yo, respira. Lo conseguirás

  • Querido futuro estudiante de 2º de Bachillerato. Querido lector. Guarda cada una de estas frases, seguro que alguna te es útil. Y recuerda, aplícalas a tu vida. Porque este año vas a aprender lo que es vivir con presión por primera vez, vas a vivir con el temporizador encendido desde la primera presentación del curso allá por septiembre. Van a ponerte a prueba
26 junio 2015

Ya ha llegado el día. Hoy salen las notas de la PAEG. Aunque ahora que lo pienso, he estado todo el día durmiendo, no estoy tan nerviosa. Vaya graduación la de anoche. Disfrutarás como nunca antes lo habías hecho te sentirás libre, pero el trabajo y la satisfacción de hacerlo bien es cosa tuya, y de nadie más. No te escaquees. No hay atajos. No intentes adelantar a tu compañero, él te va a dar el palo cuando menos te lo esperes.

Estas tres semanas han sido duras. Difíciles. Algo arriesgadas. Y un horror para los que te rodean. Ellos también se preocupan por ti. Además de replantearte tu vida en cada palabra del vocabulario de Geografía o de pensar qué será de ti en unos meses cuando son las dos de la mañana y estudias a Platón o a Tomás de Aquino. Para qué mentirte. Vas a valorar a los tuyos. Y para que te quede claro. Ellos confían más en ti que tú de tu propia sombra. No puedes fallarles. No vas a fallarles. Tienes a mucha gente detrás. Lo conseguirás. TRABAJA.

Sin duda, lo mejor de estas semanas frenéticas y algo caóticas han sido las personas con las que he compartido horas y horas de estudio. Saboréalas. Comparte cada duda que “esas son de examen seguro”. Apuesta por los ejercicios que “caen fijo”. Paciencia, “te dará tiempo pero no te duermas. Estás a un paso”. Sueña en voz alta y “descarta algún tema” pero con cabeza ¿eh?. Los “descansos obligados” también merecen la pena. Agóbiate si es como te sientes mejor, pero así “pierdes tiempo”. El café de mamá, la incansable ayuda de papá, los ánimos de todos, también “son clave”. Duerme, no seas loco. Son muchos días y muchas horas, no quieras ser “el hombre de las mil ojeras”.

Ahora viene la “temida semana de junio”, para algunos los epígrafes de Literatura han sido patrocinados por Loterías y Apuestas del Estado. Pero oye, ojalá y tengamos suerte. Carajo. Hora y media donde jugaras un partido, cabeza, boli y papel contra presión. ¡COMIENZAN LOS JUEGOS!

DÍA 1. Primer examen superado, “parecía más difícil”, “estas etiquetas son extrañas, me siento marcado”, “ánimos inesperados antes del examen que hacen respirar hondo como hace días que no lo hacías”. Para que veas, “tus profes no son tan malos”, se sienten un poco papis y mamis y te esperarán en la puerta del aula donde hagas el examen (debes tener suerte de tenerlos, pero gánatela. Vas a medio camino, 3/6. Ya estas más cerca. No te desanimes si un examen no salió como esperabas, es el primer día. Además, seguro que no lo has hecho tan mal como pensabas. Permítete el lujo de fallar en lo que crees controlar. No pasa nada, los nervios te pueden jugar una mala pasada.

DÍA 2. “Juega a todo o a todo”, no hay elección. Aprovecha al máximo el día. Pero duerme. Alguien me dijo una vez que “el trabajo está hecho”, ocho meses de trabajo, siete días a las semana dan para mucho. Así que fuera dudas. Te lo sabes. No te hagas creer que no.

DÍA 3. “Solo uno más y será tuyo”. Último examen que cierra días extraños en ambientes desconocidos, viajes en coche con “billete a clavar el examen”, últimos apuntes entre tus manos. Estás más cerca que nunca.

Ahora sí, lo has conseguido, respira. Hace semanas que no ves “edificios, coches, personas, dejaste de ser un poco tú, incluso creíste olvidar de donde venías”. Vuelves a ser tú. Así que aprovecha ahora, que mañana no se qué cartas tendremos que jugar.

Una de tantos. Una loca más que cierra una etapa. Una rodense con ganas de soñar. Aquella que empieza la casa por el tejado y espera haberte dejado con ganas de más.

A mis amigos, ahora, preuniversitarios, a los amigos que luchan por sus sueños, a aquellos profes que se han ganado un hueco en mi corazón, a esta familia incansable que tengo y a todos aquellos que tiran en la sombra y me hacen brillar. ETERNAMENTE AGRADECIDA.

Y a ti lector, espero que te haya gustado pero el verdadero sentido de este artículo solo será válido cuando tú mismo vivas este volcán de sentimientos.

Y a ti futuro graduado, ánimo. Tú puedes. Confía en ti.

QUERIDO YO EL 11 DE JUNIO, ENHORABUENA, ESTÁS GRADUADO

Comparte con tus amigos










Enviar