Mil razones para no votar a Cospedal

  • También habrían podido ser 1460 razones, una por cada uno de los días de su legislatura
21 mayo 2015

Vamos directamente a la razón 998: Cospedal va a hacer público su programa electoral el último día de campaña. No cabe mayor desvergüenza ni desprecio hacia los votantes.

¿No cabe mayor desvergüenza? Razón 687: la simulación en diferido del finiquito del señor Bárcenas. Dentro vídeo:

Al hilo de este León Come Gamba de la política viene la razón 6: Cospedal dedica tantos o más esfuerzos a gobernar el Partido Popular desde su sede en Madrid como a gobernar Castilla-La Mancha. Ser presidente de una comunidad autónoma parece lo suficientemente exigente como para que sea de dedicación exclusiva. Luego a un triste auxiliar administrativo de la función pública, de los de 8 a 3, no le dejan hacer nada por las tardes.

Razón 365: al marido de Cospedal, señor López del Hierro, una empresa llamada Hilo de Inversiones S.L., y de la que es administrador único, le regala un cigarral de 584 metros cuadrados. Repito: una empresa le regala al marido de Cospedal un cigarral de 584 metros cuadrados. Buena cesta de Navidad esa e inquietante el asunto. Y legal, como pensar mal.

Sin salirnos de la linde del cigarral toledano encontramos la razón 997: solo unos días antes de las elecciones, Cospedal modifica su declaración de bienes e incluye los 12.000 metros cuadrados de terreno que rodean a la mansión. Es olvidadiza Cospedal en esto de completar todas las casillas de las declaraciones de bienes, siempre se suele dejar cosillas fuera. Hasta tres veces ha rectificado su declaración de bienes ya, siempre para engordarla.

Razón 5: Castilla-La Mancha Televisión. Por ejemplo:

Perdón por la vergüenza ajena.

Razón 3: hacerse un traje a medida con las Cortes Regionales para que sigan saliendo las cuentas en las urnas. Pucherazo llámase.

Razón 2: Desmantelar la Ley de Dependencia.

Razón 1. La salud de los tuyos, nos estamos jugando la salud de la gente que quieres. Que una prueba de detección llegue o no a tiempo, que una intervención quirúrgica llegue o no a tiempo, que un médico dedique a cada paciente la atención que merece. Ese paciente es tu padre o el mío, tu pareja, tu hijo, tu abuela, tu tía. En cuatro años se han hecho frecuentes las excursiones quirúrgicas a Madrid. Entran escalofríos de pensar cómo va a dejar Cospedal la sanidad pública con otros cuatro años por delante.

Las otras novecientas y pico razones para no votar a Cospedal salen solas con libreta y boli, se caen de maduras. Es solo ponerse.

Comparte con tus amigos










Enviar