Lo que (no) sabemos

  • Caen el yerno del exrey y Rodrigo Rato y ya nos creemos que aquí nadie se escapa
24 Abril 2015

Dijo Enric González en El Mundo:

[…] Del PSOE hemos llegado a saber mucho. Igual que del PP, a cuyos portavoces creo cuando afirman sentirse muy dolidos por tanta corrupción como llevan a cuestas. Ha de doler bastante, sin duda, ser consciente de que millones de ciudadanos han descubierto tus choriceos […]

Lo escribió una semana antes de la detención de Rodrigo Rato. Y apenas habían metido en el coche al exvice como si fuera el Vaquilla, salió a decir Rafael Hernando, portavoz del PP: “La detención de Rato es muy dura para todos”.

Por eso soy tan cansino con lo de que hay que leer a Enric González: un parrafito suyo prevé las cosas con mucha más precisión que todo un sesudo informe de 300 páginas del Fondo Monetario Internacional, aunque esta vez ni Enric habría podido imaginar que iba a ser Rato el que pusiera la guinda (de momento) a este enorme pastel de mierda llamado España, más alto ya que la torre de Babel (menos mal que a Rato trepar siempre se le ha dado bien).

Por cansancio o por ingenuidad tenemos la tentación (la necesidad) de pensar que al final todo se sabe y de que el tiempo pone a cada uno en su sitio, que si caen el yerno del exrey y todo un exvicepresidente del Gobierno y expresidente del FMI y de Bankia eso es señal de que de aquí nadie se escapa. Y más si el cansancio y la ingenuidad van engordando semana a semana, sin prisa pero sin pausa, con bocados exquisitos como los de Trillo y Pujalte con sus negocios de asesoría, o con Rita Barberá y su fastuoso día a día en el ayuntamiento de Valencia, o con el festín que está por llegar cuando sepamos los nombres de los centenares de cargos públicos que se acogieron a la amnistía fiscal (esa lista va a terminar en alguna redacción).

Pero no hay tutía ni hay que volverle la cara a esta realidad incómoda: nos moriremos sabiendo solo un poco de todo lo que deberíamos saber, aunque a veces tengamos la sensación de saber mucho, y no pocos se van a morir sin que lo suyo se haya sabido. No nos vayamos a creer ahora que por habernos pegado un atracón de cine quinqui del barrio de Salamanca ya hemos hemos visto todas las películas.

Comparte con tus amigos










Enviar