Siete expresiones para sonar como un nativo de La Roda

  • Si no nativo-nativo, al menos pasarás por nieto valenciano de alguien de las Cávilas
Joaquín Reyes | Foto: Alberto Cabello
12 Marzo 2015

Para nosotros los de La Roda y el resto de la provincia de Albacete hay un antes y un después de La hora chanante y Muchachada Nui. Antes de, andábamos por ahí con las orejas gachas, acomplejadetes por nuestros decires del terruño que tanta gracia de la mala hacía a los finos que terminaban siempre las palabras en ‘-ado’, sin que faltara nunca una letra, aunque luego dijeran la dije, déjamele y tráemele y se siguieran creyendo finos; después de, a los hipsters de la urbe el habla nuestro que traemos de serie les sigue haciendo tanta gracia como antes de, pero ya gracia de la buena, y por eso lo que ayer eran orejas gachas hoy son codos que se abren paso en los corros de los botellones nacionales e internacionales para monopolizar la atención del auditorio. La peña ya no se ríe de nosotros sino con nosotros, y muere por aprender unas cuantas expresiones de esas que nos hacen únicos.

Si este es tu caso, si eres uno de los muchos forasteros que paran por el pueblo a cargar el maletero de Miguelitos de La Moderna, o vas a venir al Festival de los Sentidos en junio y quieres sonar como un nativo de La Roda, apréndete las siguientes expresiones. Si no nativo-nativo, al menos pasarás por nieto valenciano de alguien de las Cávilas.

Ir de muerto/al muerto. No cabe mayor franqueza ni concisión. En el resto de la Vía Láctea esta expresión se endulza sustituyendo “muerto” por “velatorio” o “funeral”.

Dar la cabezá. Complemento imprescindible para ir de muerto: al muerto se va a dar la cabezá, esto es, a cumplir. Aquí se cumple siguiendo un estricto código social transmitido a través de incontables generaciones de muertos: el cumplidor se sitúa frente al doliente y, al tiempo que le estrecha la mano, le susurra un “Te acompaño en tu sentimiento” que remata con un movimiento vertical de cabeza (la cabezá) similar al que se haría frente al rey en una recepción en Zarzuela, sin que tuvieran que acontecer necesariamente motivos fúnebres.

¡Vaya topera! La topera ortodoxa es la de la chimenea que no tira y llena la estancia de humo, pero hay otra topera más humana, que suele celebrarse con mayor jolgorio: la que provocan uno o varios follos. A día de hoy no se tiene constancia de que en La Roda haya una palabra específica para designar el refugio del topo.

¡Échate flit! Siempre entre admiraciones, siempre vehemente, con una entonación pronunciada, esta expresión es muy difícil de definir: o se aprende antes de los siete años o nunca se llegará a dominar del todo. Se podría decir que “¡Échate flit!” es prima hermana de la expresión “¡Arriás Agrias, Dimas!”, pero si no se sabe lo que significa “¡Arriás Agrias, Dimas!” estamos igual que al principio. A ver con ejemplos:

—Madre, que yo no quiero ser administrativa, que yo lo que quiero ser es actriz.
—¡Échate flit!

—Mengano se ha ido con la querida.
—¡Échate flit!

—Que dice que la semana que viene nos paga la factura.
—¡Échate flit!

—Ha puesto una equis en el Osasuna-Barsa.
—¡Échate flit!

Por último, dos arabescos literarios para referirse al tiempo: una para las noches de verano: No corre un gotazo de aire, y otra para los días más crudos de invierno y para la Semana Santa: Hace un frío negro. En el Festival de los Sentidos, en cualquier caso, lo más seguro es que haga buen oraje.

Audio no disponible.


Si quieres conocer un poco más del idioma rodense: Otras cinco o seis expresiones para sonar como un nativo de La Roda.

Comparte con tus amigos










Enviar