Los del triatlón son unos flojos

  • Pues no se quejan, los muy penitas, de que durante casi todo el mes de septiembre las dos piscinas del pueblo están cerradas, ¡y que no pueden entrenar!
23 septiembre 2014

Ya estamos con las quejitas como el año pasado, pero esta vez no son los del básquet, no. Se ve que ya se dieron cuenta de lo privilegiados que son y se lo piensan dos veces antes de lanzar sus anodinas quejas. Ahora son los del triatlón los que vienen con sus lloriqueos y gimoteos. Esto ya clama al cielo. Otra cuadrilla de flojos que deambula por el pueblo.

Pues no se quejan, los muy penitas, de que durante casi todo el mes de septiembre las dos piscinas del pueblo están cerradas, ¡y que no pueden entrenar! Que si tienen un campeonato de España, que si se juegan la clasificación para la primera división, que si… ya me están tocando los cojones tanto flojeras. Menuda panda de fofos que tienen que nadar con neopreno para no pasar frío. Si se han puesto a hacer obras en la piscina cubierta en septiembre, habiendo estado cerrada en julio y agosto, es porque una obra no se hace cuando uno quiere, sino cuando le viene en gana a su excelencia el señor don albañil.

Como bien les han insinuado por las redes sociales, ahí tienen miles de metros de espacioso canal para entrenar, y a escasos cinco kilómetros del pueblo, donde, además, pueden hacer la ida corriendo y la vuelta en bicicleta y así, de paso, matar tres pájaros de un tiro y entrenar a sus anchas todas las disciplinas de su deporte. Que son ganas de lamentarse sin ni siquiera pararse a pensar en la multitud de soluciones que tienen al alcance de la mano. Alguien también les ha propuesto las balsas de la depuradora o el mismo Júcar, que está ahí al lado y con suerte los murcianos ya se han empancinado de agua y empieza a bajar con más caudal. Ya es mala suerte que la fuente del parque de la Cañada esté seca ahora, hubiera sido una improvisada y coqueta piscina, con esos chorritos que tanto lucen en las fotos de los recién casados.

Pero estos deportistas que, digámoslo claramente, están haciendo triatlón porque no valen ni para correr ni para nadar ni para ir en bici, qué se creen. ¿Acaso han ganado alguna vez algo?, ya no digo un triatlón en Alemania, que es algo imposible, o un campeonato de España, también muy complicado, o algún regional, que tampoco es fácil, me conformo con alguna carrerilla de tercera en cualquier pueblucho de la comarca. Es impresionante lo caraduras que son. Para exigir primero tiene que haber resultados.

Y si tenéis alguna queja, panda de lloricas, a quien se la tenéis que hacer llegar directamente es al David Castro Fajardo ese, que para eso es suya la piscina cubierta. ¿No le han puesto su nombre?, pues tendrá las llaves, digo yo. A ver para qué le ponen su nombre a la piscina si luego no la puede usar cuando le venga en gana. Que coja las llaves, entre y punto. Que no pensáis.

Esto de que los deportistas locales estén todo el rato reclamando se pasa ya de castaño oscuro. Cuando no son los unos son los otros los que protestan intentando que les solucionen sus nimios problemas no se sabe bien quién. Alguien tendría que ponerle freno a todas estas exigencias sin sentido. Con la de políticos de toda la vida que se van a quedar sin cargo en las próximas elecciones, si las encuestas van bien encaminadas. Esos sí que tienen un problema. Y grave.

Pero como no quiero que me pase como el año pasado con los del básquet, a pesar de todo lo que pienso de ellos y lo mal que me caen, les quiero desear buena suerte este fin de semana y que asciendan a primera división. Seguro que, como a los del fútbol, les caen 200.000 euros del cielo.
Ah, por cierto, participad en el duatlón que el once de octubre se celebrará en La Roda, y así les dais en los morros a toda esta pandilla de enclenques y achacosos.

¡Flojos, que sois unos flojos!

Postdata: aquí os dejo el enlace por si queréis apuntaros. Animaos, dejadlos en ridículo.

Comparte con tus amigos










Enviar