La salud no es un juego

  • Se veía venir y era inevitable: la sanidad en Castilla-La Mancha, con tantos años de prestigio y situada entre las tres mejores del país, explota en mil pedazos al no poder más en una situación convertida en insostenible por el Gobierno de turno
Foto: Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública
26 febrero 2014

Tenía que pasar. Se veía venir y era inevitable. La sanidad en Castilla-La Mancha, con tantos años de prestigio y marcada referencia histórica al situarse por méritos entre las tres mejores del país, explota en mil pedazos al no poder más en una situación convertida en insostenible por el Gobierno de turno. El tema es tan serio y preocupante que en este momento, enfermar se ha convertido en una osadía de alto riesgo para todos los que vivimos en la comunidad de la tijera rubricada casualmente con el nombre Dolores.

Contaba la SER, la semana pasada, la muerte de dos pacientes en el toledano Virgen de la Salud; pero no en su habitación, sino en el pasillo de urgencias donde eran atendidos ante la sobresaturación que diariamente registran las desbordadas instalaciones. No se trata de una denuncia informativa de la cadena de radio, sino de un gravísimo problema expuesto por los propios profesionales del centro a través de una queja presentada en el juzgado de guardia el 13 de diciembre y remitida una semana más tarde al Colegio de Médicos de la capital manchega. Es difícil para todos seguir aguantando. Ellos también están hartos y protestan por una situación tan desesperante como insostenible, aunque algunos desde arriba pretendan evitar a toda costa que estas cosas lleguen a saberse mediante amenazas y coacciones. El Gobierno regional niega tajantemente el hecho y desde la gerencia del SESCAM se anuncian querellas contra todo el que se atreva a comunicar semejantes afirmaciones, tratando así de ocultar la situación real de un hospital público donde ya han sido suprimidas 165 camas en lo que llevamos de legislatura autonómica.

A estas alturas, pretender convencernos de los agresivos recortes de María Dolores de Cospedal como una medida que no afecta en absoluto a la sanidad castellano-manchega, es casi tan absurdo como asegurarnos que el yerno del Rey es el paradigma de la decencia, dignidad y honorabilidad en los negocios. Valga como ejemplo más reciente el caso de Cristina, una paciente de Cuenca citada para someterse en 2015 a una colonoscopia urgente; o el de Antonio, en Ciudad Real, con nueve hernias, tres operaciones de columna y un dolor insoportable esperando cita médica programada para el 1 de marzo de 2016.

En un artículo pasado, hablaba del supuesto trato de favor hacia la mujer del consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín, saltando sospechosamente por encima de 319 pacientes en una intervención de hernia discal. En ese momento, no fueron pocas las voces que se alzaron contra mí, defendiendo a capa y espada la transparencia en la gestión de las listas de espera en Castilla-La Mancha. Bien, pues resulta que ahora es el propio Doctor Calatayud -el mismo al que con tanto empeño defendían estos lectores- “amigo” de Cospedal, Marín y Echániz; la mano ejecutora en las operaciones de María Fernanda Gómez y la madre del gerente del hospital de Hellín en aquella otra polémica intervención con traslado personal y material incluido, quien cansado de aguantar mecha, se rebela contra la situación en una dura y demoledora carta que titula “Cifras prodigiosas”.

“Me dejan pasmado”, dice criticando el baile de datos ofrecido por la Junta de Comunidades sobre las largas listas de espera; unas cifras que “de ninguna forma coinciden con las que se nos presentan”, añade. Desmonta todas las afirmaciones del consejero de Sanidad y cuestiona muy seriamente el desvío de pacientes a clínicas privadas de otras comunidades; una polémica y discutida medida que, por supuesto, merece aquí un artículo aparte.

El cirujano reconoce la pasividad de los profesionales, apelando a la movilización necesaria para lograr objetivos como la reciente paralización de la privatización sanitaria madrileña y denunciando públicamente el incumplimiento de la llamada Ley de Garantías. “No debemos consentir en bien de nuestra sanidad que nos tomen el pelo”, confiesa Vicente Calatayud en su escrito añadiendo, sin pelos en la lengua, que algunos pacientes reciben “un tratamiento de favor en lugar de cumplirse la ley”. Tengo curiosidad por saber qué pensarán ahora todos aquellos que, tras leer mi artículo “En lista de espera”, aseguraban que nunca debía ponerse en duda la palabra de un profesional como la copa de un pino y una persona tan íntegra. Desde luego, sería chocante que, ante este giro inesperado, sean ellos mismos quienes duden del doctor y sus nuevas declaraciones. Porque una cosa está clara: ¿Qué ha pasado aquí para que uno de los cirujanos más reconocidos del país, Jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario de Albacete, cambie ahora de actitud hablando de esta forma y diciendo claramente lo que piensa? Pues, simplemente, que la situación es tan crítica que ya no hay ni por donde cogerla.

A estas alturas, de sobra sabemos que aquí no dimite nadie, pase lo que pase, aunque sigan empeñados en acabar con nuestras ilusiones y fulminar radicalmente los derechos básicos que tanto nos han constado conseguir. Pero, una cosa está clara y es que con la salud no se juega; ni con la nuestra ni con la de nuestros seres queridos. Es algo demasiado serio como para dejarlo en manos de quien no tiene la mínima capacidad ni idea de gobernar pensando en los ciudadanos.

Y por estas curiosidades que tiene la vida, mientras el pesimista panorama sanitario se dibuja más negro que el tizón en el cortijo de María Dolores, la tele regional, entre refritos comprados a precio de saldo y reposiciones de corridas de toros emitidas en temporadas pasadas, abre su informativo más importante del día con la plaga de conejos gigantes que agujerean las viñas de La Mancha toledana. Estamos buenos; vaya que sí. Como dice un amigo: esto se cuenta fuera… y no se lo creen. Y lo peor de todo, es que lo tenemos aquí al lado.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Comparte con tus amigos










Enviar
Archivos adjuntos
cifras_prodigiosas.pdf