Opinión

La Contra, del Carnaval

19 febrero 2013
  • Esta semana plagio la columna de mi compañero Emilio Casamayor

Emulando a mi compañero de periódico Emilio Casamayor, y sin su previo consentimiento, esta semana le plagio su columna; pero no escribiré de fútbol, de lo que no soy un especialista, sino que lo haré de carnaval, tema del que no tengo ni puñetera idea. Vamos allá con el osado atrevimiento.

En el desfile del carnaval de La Roda se pueden distinguir básicamente tres tipos de comparsas: las elegantes, como los Trapisondas y Fantasía del Carnaval; las divertidas, como los Andorretas o el Tío de la Gota; y por último, las guarderías y colegios. Son tres formas distintas de entender el carnaval. Ni mejores ni peores, simplemente diferentes. Lo que no es óbice para que cada cual tenga sus propias preferencias.

Dejando a un lado la espectacularidad de los vestidos y coreografías de los Trapisondas y Fantasía del Carnaval, primero y segundo premio; yo me quedo con las comparsas más divertidas que, a pesar del frío reinante, consiguen arrancarme una carcajada.

Vaya por delante mi admiración hacia los organizadores, la Asociación Amigos del Carnaval de La Roda, así como a todos esos padres que se visten para disfrute de sus hijos en las comparsas que organizan las diversas guarderías y colegios.

Las puntuaciones:

  • Antifaz de Oro: al Tío de La Gota, por su fiesta del orgullo gay, derroche de imaginación, desparpajo y poca vergüenza. Falete, Mario Vaquerizo, Alaska, Freddy Mercury y muchos más, presentes por unos instantes en las avenidas de nuestro pueblo.
  • Antifaz de Plata: a los Andorretas, por su callejero rodense, tratando un tema totalmente local. Originalidad, ingenio y variedad en los disfraces. Mención especial para la carroza, con esa fuente de la miliaria resucitada, mucho más agraciada que la original; ya, por suerte, fenecida.
  • Antifaz de Bronce: ex aequo para Vamos a lo que Vamos y Azeite Malo. Los primeros por escenificar con gracia una costumbre que poco a poco va desapareciendo como es la matanza, todavía retumban en mis tímpanos los amplificados quejidos del gorrino; y los segundos por sus referencias a la corrupción política, con Mariano Rajoy y Ángela Merkel repartiendo sobres, a la vez que los demás componentes distribuían cerveza al más puro estilo del Oktoberfest.
  • Carroza de Madera: A todos los que, como yo, son unos aburridos y unos sosos, y nos quedamos viendo el desfile, sin participar y criticando. Aunque de todo tiene que haber en la viña del Señor. Sin público tampoco tendría su razón de ser la cabalgata.

Al ver la carroza de las bodas de plata, “En busca del dorado”, un escalofrío me ha recorrido el cuerpo, ya que he caído en la cuenta de que dentro de tres años cumplo cinco lustros con mi allegada. Tiemblo ante la idea de tener que disfrazarme y participar en el desfile. Mi cabeza ha reaccionado con rapidez y ya me estoy preparando el disfraz de hombre invisible, para ver si consigo desaparecer todo el año 2016. Eso o, al igual que la infanta y Marichalar, pacto un cese temporal de la actividad matrimonial con mi parienta. Mejor lo primero.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Comparte con tus amigos










Enviar