Convertir a Sixto en un ‘lord’

29 Junio 2012

  • El “Tú de qué vas” de Vicente Aroca, uno de los episodios más bochornosos de la política local

El chulesco y agresivo “Tú de qué vas” con que se dirigió Vicente Aroca al concejal socialista Jesús Javier Perea durante el pleno del mes de junio quedará para siempre como uno de los momentos más vergonzantes de la política local. Aun con una provocación previa por parte de Perea (según algunos medios le dijo al alcalde “Le viene grande el cargo”), no parece el ya célebre “Tú de qué vas” el instrumento más adecuado para moderar el pleno.

Además, este triste episodio tiene su origen en las risas despectivas con que Aroca escuchaba una intervención de Antonio Delgado en la que se mostraba contrario a los recortes en Educación realizados por el Gobierno regional.

Con ser llamativo ese “Tú de qué vas”, que Aroca no tuvo problema en repetir alto y claro, con cierto deje de orgullo, para que constara en acta a petición de Perea, a nuestro juicio son más graves sus desprecios al concejal socialista Antonio Delgado, al que interpeló como si fuera tonto con dos cobardes “qué pena” apenas audibles y el “pues menos mal” con el que acogió el anuncio del final de su intervención, además de dedicarle numerosos gestos chulescos y risas, mientras buscaba con la mirada la aprobación de su abochornado equipo de gobierno.

Cuando pensábamos que las toscas maneras de dirigir el pleno de Sixto González iban a ser difíciles de superar, Vicente Aroca se está destapando como un alcalde desquiciado y enajenado, carente de la más mínima cintura para encajar las críticas, agresivo y envanecido por dos mayorías absolutas en las urnas, la última de ellas aplastante. Hay mayorías absolutas que más que orgullo de un gobernante son la vergüenza de un pueblo, como las de Jesús Gil en el Ayuntamiento de Marbella o las de Carlos Fabra y Francisco Camps en la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana, respectivamente.

Antes de volver a tratar de forma humillante a la oposición en el pleno, Aroca debería pensar en qué virtudes adornan su figura política aparte de sus dos mayorías absolutas y en qué ha conseguido para el pueblo en estos cinco años de gobierno. Aparte de convertir a Sixto en un ‘lord’.

Comparte con tus amigos










Enviar