EDITORIAL: Ha llegado la hora

20 mayo 2011

Este 22M toca decidir entre Vicente Aroca, Antonio Delgado y Ricardo Belmonte. Entre un proyecto continuista para La Roda o una oportunidad única de cambiar y mejorar

Se acabó. La suerte está echada. Los tres partidos que concurren a las elecciones del próximo domingo ya no pueden pedir el voto. Ahora, son los rodenses los que deben decidir entre un proyecto continuista encabezado por Vicente Aroca o las alternativas para mejorar La Roda que proponen, por separado, Antonio Delgado y Ricardo Belmonte.

Acaba una campaña en la que el PP ha estado más nervioso que nunca; centrando todos sus discursos en la crítica –a veces personal y profesional, de mal gusto y mala fe- al candidato socialista. Los populares, a diferencia de lo que ha ocurrido en otras citas con las urnas y pese a su lema, no se han centrado en las personas, sino en una sola: en Antonio Delgado Jareño, a quien han intentado demonizar por tierra, mar y aire. Cada comparecencia convocada para presentar propuestas, ha sido utilizada por Vicente Aroca para intentar desgastar al candidato por el cambio; a un observador neutral recién llegado le hubiera dado la sensación de que Aroca ha encabezado una oposición desnortada y radical, ansiosa de poder, sin más alternativa que la crítica al alcalde Antonio Delgado, que ha seguido a lo suyo sin apenas entrar en provocaciones. Parece mentira.

Acaba, sin duda, la mejor campaña que el PSOE ha hecho en La Roda en toda su historia. Innovando en los formatos –comparecencias en la calle que PP ha tenido que copiar- y trasladando un mensaje claro, convincente y contundente: ha llegado el momento del cambio, porque La Roda merece más; porque se puede gestionar mejor. El candidato socialista, con su tenacidad, sus propuestas reales pero ambiciosas y su buen hacer, ha logrado algo que parecía imposible: reactivar al electorado tradicional del PSOE, volver a enganchar a los numerosos votantes descontentos con la gestión del Partido Popular en La Roda y llegar a los jóvenes, a través de una utilización inteligente de redes sociales como Facebook o Youtube.

Y acaba la campaña en la que, al menos durante estos días, se ha roto el bipartidismo en la localidad. La irrupción de Izquierda Unida ha sido una buena noticia, ha supuesto aire fresco para una democracia enquistada. Ricardo Belmonte ha logrado encabezar un proyecto alternativo con el que, sin duda, se sienten identificados muchos rodenses que, a buen seguro, no iban a votar. Habrá que ver, no obstante, cómo afecta la presencia de IU en las urnas al PSOE, a quien seguro que arañará votos, y también al PP, porque Richi es un joven querido entre muchos votantes conservadores que, posiblemente, también le otorguen su confianza.

Ha llegado el momento. Ha llegado la hora en la que los rodenses deben decir qué pueblo quieren para los próximos cuatro años. Si uno en el que los mismos de siempre sigan controlándolo todo 24 años después o un lugar más abierto, plural y tolerante; en el que nadie, ninguna persona sea amenazada, coaccionada o presionada por pensar diferente. Toca elegir entre Vicente Aroca, Antonio Delgado o Ricardo Belmonte. Nada más… y nada menos. Porque no son iguales. Porque no tienen ni representan los mismos valores, ni las mismas actitudes ante la vida, ni las mismas ideas, ni los mismos proyectos. Porque hay quien prefiere mantenerse en el poder a toda costa –descalificando, manipulando y mintiendo, da igual- y hay quien, desde la honestidad, quiere llegar al Ayuntamiento, al gobierno local, para mejorar La Roda y abrir las ventanas tras seis legislaturas cerradas a cal y canto. Toca decidir.

Comparte con tus amigos










Enviar