El juicio por la violación de una menor en La Roda se reanudará el 16 de febrero

04 febrero 2009

Los testigos citados no han comparecido este martes en la Audiencia Provincial, donde ha comenzado la vista oral. El acusado ha negado los cargos, mientras que la ví­ctima asegura que fue violada. El fiscal pide trece años y medio de cárcel por unos hechos ocurridos el 11 de enero de 2008

CRÓNICA LA RODA / AGENCIAS.- Este martes ha comenzado en la Audiencia Provincial de Albacete el juicio contra un hombre de 45 años, Ioan N, de nacionalidad rumana, acusado de violar a una menor de 16 años en La Roda el pasado 11 de enero de 2008. En la primera sesión, a la que no han comparecido los testigos citados, el presunto agresor sexual ha negado los cargos y ha dicho que la joven se enamoró de él y fueron relaciones “consentidas”. Ella, por su parte, ha reiterado que fue violada y el hombre la amenazó e intentó callarla con dinero. El fiscal pide una pena de trece años y medio de cárcel, una indemnización de 12.000 euros, así­ como la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros y comunicar con ella por un plazo de 15 años. La vista oral se reanudará el próximo 16 de febrero.

Los hechos

Según el escrito de acusación, “los hechos tuvieron lugar el dí­a 11 de enero de 2008 en una finca conocida como Casa Padre Moreno donde el acusado y unos amigos, entre los que se encontraba la ví­ctima, estaban tomando unas copas. El hombre, aprovechando un momento en que se quedó a solas con P.C. y con ánimo de obtener una satisfacción sexual, cerró la puerta de la casa con llave, la cogió del pelo y le puso un cuchillo en el cuello diciéndole que iba a hacer el amor con ella.

Como la menor no accedí­a a sus peticiones, cogió una barra de hierro y le tapó la boca para evitar que los gritos de auxilio que proferí­a P.C. pudieran ser oí­dos. Ante la resistencia ofrecida por la joven, el acusado la sujetó con una mano los brazos a su espalda y con la otra la desnudó consiguiendo violarla.

Una vez que el hombre concluyó la agresión sexual, se vistieron, llevó a la menor a su casa en su vehí­culo y le ofreció cincuenta euros para que no contase lo sucedido a su madre, una proposición que ella no aceptó”, informa la Agencia EFE.

La vista oral

Este martes, en la Audiencia Provincial, el acusado ha asegurado que tení­a una relación sentimental con P.C. desde hací­a unos dos meses y con la que mantení­a habitualmente relaciones sexuales, pero ha dicho que el dí­a de los hechos no se acostaron juntos, aunque sí­ “unos dos o tres dí­as antes”. “Ella estaba enamorada de mi y pensaba que í­bamos a casarnos y yo le dije que no, que yo tengo familia en Rumania”, ha asegurado Ioan N.

A preguntas del fiscal sobre su declaración en el juzgado de La Roda el 16 de enero de 2008 en la que afirmó que habí­a tenido relaciones sexuales consentidas con la joven el dí­a de autos, el acusado ha manifestado que posiblemente el traductor del juzgado no le entendió y se ha reafirmado en que ese dí­a no pasó nada.

Por su parte, la ví­ctima, que ha declarado por videoconferencia desde la biblioteca del Palacio de Justicia, ha relatado que cuando sucedieron los hechos llevaba un mes en España, fue a la finca por unos amigos y cuando notó que “algo no iba bien” trató de escapar. “Entonces me cogió del pelo, me sentó en el sofá, cogió un cuchillo grande y dijo que si no me acostaba con él me iba a cortar”.

La joven, además, ha asegurado que el hombre sacó otra arma blanca y una barra de hierro, objetos con los que le amenazó. “Posteriormente, me bajó los pantalones…” En ese momento la ví­ctima ha roto a llorar y no ha podido continuar su versión.

El fiscal le ha pedido que confirmara si el acusado la penetró, a lo que ella ha contestado que sí­ y que los pantalones y la ropa interior se mancharon.

Según la acusación, cuando Ioan llevó a la joven a La Roda, intentó tocarla y le ofreció 50 euros para que no contase nada a su madre. Precisamente, la madre, ha relatado en el juicio que la joven le contó los hechos dos dí­as después, aunque ella habí­a observado “un cambio radical” en la menor.

La médico forense que examinó a la chica tres dí­as después ha declarado que observó un himen permeable sin heridas recientes, “algo compatible con un acto sexual no muy violento aunque sí­ pudo sufrir algún desgarro que hubiera cicatrizado”. El perito que analizó el esperma encontrado en el pantalón de la ví­ctima y lo comparó con otra muestra tomada al presunto agresor ha asegurado que coinciden.

Comparte con tus amigos










Enviar