Otra jugarreta del Partido Popular de La Roda, y van…

23 mayo 2007

Desde que se destapó la dudosa actuación de un edil del PP en el proyecto de instalación de un parque de energí­a solar en La Roda, este periódico ha mantenido la máxima prudencia a la hora de aportar nuevos datos sobre el tema. Con el fin de no herir sensibilidades personales ni familiares, y ante la petición expresa de algunos dirigentes y candidatos del Partido Popular, CRÓNICA de LA RODA ha evitado por todos los medios tensar más el ambiente. Sin duda, creemos que hemos mantenido la postura más correcta y honesta, sobre todo teniendo en cuenta que estamos envueltos en un perí­odo electoral. Nuestro objetivo no está centrado en el domingo 27 de mayo. Ante todo, nosotros queremos que se sepa la verdad y que a los ciudadanos no les quede ninguna duda de que nuestras informaciones han estado respaldadas por documentos contrastados, datos sólidos y fiables, y fuentes absolutamente solventes.

Desde que se desató la polémica, dirigentes del Partido Popular han tratado por todos los medios de reducir el impacto de la noticia. Los populares han condenado en privado la actitud de su concejal, no lo han respaldado en público y han jurado y perjurado que están convencidos de que “esto no ha sido ninguna maniobra”. Y lo han hecho, entre otras cosas, porque el Partido Popular conoce los documentos que existen sobre el llamado caso Sol La Roda.

Esos dirigentes del PP se comprometieron a que convocarí­an un Pleno Extraordinario para que todo quedase aclarado. Trataron de hacer ver que el pleno es el mejor formato porque allí­ queda constancia en acta y porque, según afirmaban, iba a tener una cobertura mediática “extraordinaria”. Sin embargo, lo convocan con nocturnidad, a cuatro horas de la jornada de reflexión y demostrando que a ellos lo único que les interesa ahora mismo es salvar los muebles del próximo dí­a 27. Y si el 28 su ya exconcejal queda como lo que realmente es, a otra cosa mariposa.

Con esta actitud, tanto el actual equipo de Gobierno como la candidatura de Vicente Aroca demuestran muy poco sentido de municipio, si se admite esta expresión como diminutivo de “sentido de Estado”. Y dejan constancia de que la responsabilidad y la defensa del interés general siempre están por debajo de objetivos puramente partidistas y electoralistas. Unos objetivos que no estarí­a de más defender si no es a costa de los ciudadanos rodenses, a quienes intentan manejar para que el domingo depositen su papeleta sin tener totalmente claro qué es lo que de verdad ha pasado.

Comparte con tus amigos










Enviar